9329

Perdida auditiva y ansiedad: ¿Cuál es la conexión?

perdida auditiva por anisedad

Perdida auditiva y ansiedad: ¿Cuál es la conexión?

La ansiedad es un estado de alerta elevado y persistente. Es una reacción normal a situaciones estresantes, pero para algunas personas se sale de control y se convierte en un trastorno en sí mismo. 

La pérdida auditiva puede desencadenar o alimentar pensamientos ansiosos u otros síntomas, aunque los vínculos no se han estudiado a fondo. A veces, la ansiedad y la cavilación no se centran estrictamente en la audición, sino que se filtran como una mancha en un vestido.

Cuando tienes pérdida auditiva, puedes preocuparte por muchas cosas: ¿Qué pasa si no escucho algo importante? ¿Qué pasa si malinterpreto a alguien y me avergüenzo de mí mismo? ¿Qué pasa si se agotan las pilas de mis audífonos? Etcétera.

 

¿Por qué estás ansioso?

Los profesionales de la salud mental generalmente clasifican la ansiedad en cinco categorías: trastorno obsesivo-compulsivo, trastorno de estrés postraumático, trastorno de ansiedad social, trastorno de pánico y trastorno de ansiedad generalizada. Si tienes un accidente automovilístico y te golpeas la cabeza, es posible que experimentes una pérdida auditiva rápida y posiblemente otros síntomas del trastorno de estrés postraumático. Sus síntomas y plan de tratamiento pueden ser muy diferentes a los de alguien que ha ido perdiendo la audición lentamente y busca constantemente signos de que está desarrollando  demencia (cuando en realidad es solo pérdida de audición).

Lo que complica el panorama es que las personas con pérdida auditiva pueden tener una afección relacionada que causa tinnitus y mareos, que también pueden ser inquietantes e inductores de ansiedad.

 

¿Tengo ansiedad social o simplemente me siento frustrado por no escuchar?

Las personas con ansiedad social temen cualquier situación en la que puedan ser juzgadas negativamente, desde conversaciones en el trabajo hasta citas, charlas triviales y fiestas.

La pérdida auditiva crea situaciones que pueden irritar a otras personas. Cuando no puedes oír bien, es posible que te pierdas pistas que te permitan saber cuándo alguien está a punto de hablar o aún no ha terminado, y termines interrumpiendo. Puede fingir escuchar, adivinar o pensar que escuchó a alguien y responder de manera inapropiada. Por lo tanto, la pérdida de audición puede hacer que se sienta excluido o no capacitado socialmente.

Si tu problema es principalmente la lucha por socializar con la pérdida auditiva, puedes volver a aprender a amar las reuniones sociales. Puedes llevar a alguien a una habitación más tranquila y tener una excelente conversación, una vez que tengas tus audífonos. Pero, incluso con audífonos, vivir con pérdida auditiva requiere un ajuste de actitud. Por ejemplo, es posible que deba aceptar que no puede escuchar a las personas que están al otro lado de una mesa larga.

 

¿Los trastornos de ansiedad pueden dañar mi audición?

Posiblemente. En un estudio de más de 10.500 adultos en Taiwán, los investigadores encontraron un mayor riesgo de pérdida auditiva repentina entre las personas con un trastorno de ansiedad. Curiosamente, las personas con TAG no tenían más probabilidades de experimentar una disminución en su visión.

¿Qué puedes hacer? La mayoría de las personas con problemas de ansiedad nunca reciben tratamiento. “La ansiedad es muy común, pero la profesión médica no le presta atención”, dijo el psiquiatra Dan Blazer.

Por lo tanto, no esperes a un chequeo anual. Deberás comunicarte con tu médico o buscar un psiquiatra o psicólogo. El tratamiento para la ansiedad puede incluir medicamentos y terapia de conversación, como la terapia cognitivo-conductual (TCC), en la que aprenderás a controlar los pensamientos repetitivos y negativos. Para los síntomas físicos, las herramientas como el ejercicio y la meditación pueden ayudar. Si tienes tinnitus, también puedes estar lidiando con la ansiedad anticipatoria.

Y, por supuesto, si la pérdida auditiva provoca ansiedad, los audífonos podrían mejorar drásticamente tu vida. Si bien no restaurarán tu audición a la normalidad, pueden ayudarte a lidiar con algunos de los aspectos preocupantes de la pérdida auditiva, como los problemas de comunicación.

 

Solo pensar en audífonos, ya me pone nervioso

Aunque es común quedarse estancado y estar ansioso cuando te enfrentas por primera vez a un problema auditivo, las personas tienden a adaptarse a los audífonos durante semanas o meses.

Algunos pacientes parecen adaptarse, en gran parte para complacer a otras personas, pero meses después, simplemente dejan de usar sus ayudas. Cuando estas personas abandonan sus audífonos, terminan sintiéndose aisladas. 

No seas esa persona. En su lugar, sé receptivo a tu equipo de atención auditiva para que juntos podáis aseguraros de que tus audífonos son lo suficientemente gratificantes para usarlos durante el día. ¡No dejes que la ansiedad se interponga en tu camino!

Si necesitas ayuda, puedes pedir cita con nuestro equipo a través del teléfono gratuito 900 505 652 o en cualquiera de nuestros centros auditivos distribuidos a lo largo de la Comunidad Valenciana, Madrid, Reus y Mondragón.

JOSE SILLA SORIA



¿Te llamamos?
close slider





He leído y acepto la Política de privacidad

Abrir chat