Reconocer y aceptar la pérdida auditiva: el primer paso

Reconocer y aceptar la pérdida auditiva: el primer paso

La #audición, junto con la visión, son dos sentidos esenciales en nuestro día a día, para nuestra comunicación y desarrollo tanto social, como personal y educativo. Hoy, miles de personas sufren pérdidas auditivas leves y severas, a veces incluso sin detectarlas siquiera, a pesar de que resulta muy sencillo si prestamos atención a señales que nos lo pueden indicar. Un día nos damos cuenta de que el volumen de la TV está demasiado alto cuando la vemos, utilizamos demasiado la muletilla “que” pues necesitamos que nos repitan las cosas, no respondemos a las llamadas desde la distancia (como es el caso de habitaciones, etc.) o simplemente, tenemos pérdidas de atención cuando no nos entienden o escuchan. Estos son algunos ejemplos de una climatología que suele ser común en la aparición de la #PérdidaDeAudición. Señales que pueden agravarse con otra climatología aún más clara, como la necesidad de mirar los labios de la otra persona para ayudarnos a entenderla, la sensación de que las personas no hablan sino murmuran y otros síntomas más localizados y molestos en los #oídos, como los pitidos.

¿Reconoces o te sientes identificado con alguno de estos síntomas? Si es así, si te sucede a ti o algún familiar, has de tener en cuenta la situación en la que te encuentras, reconocerla y aceptarla o lo que es lo mismo: aceptar tu pérdida de audición, pues eso es precisamente lo que te está sucediendo. Y es muy importante entenderlo y aceptarlo: es el primer paso para poner soluciones. No en vano, uno de los principales problemas derivados de la audición es el aislamiento, por lo que resulta imprescindible detectar precozmente el problema y dar una respuesta en forma de tratamiento, para recuperar la normalidad en la #audición y con ello, la normalidad como personas.

No podemos ni debemos negar la realidad y no aceptar el hecho de que nosotros, o ese ser al que tanto queremos, tiene pérdida auditiva. Este es el primer paso, sin ningún tipo de miedo a reconocerlo ni tampoco a renunciar a vivir plenamente gracias a los beneficios que hoy día supone tratar la pérdida auditiva pues eso es lo que te ayudará a mejorar las relaciones familiares y sociales, realizar actividades de forma independiente, mejorar la confianza en el trabajo, disfrutar de una buena conversación en grupo, asistir a una conferencia y muchas otras actividades que a diario, realizan personas con pérdida de audición tratada. Todos esos para quienes ha valido la pena aceptarlo, tanto por ellos mismos como por sus familiares.

No lo dejes de lado, si tienes síntomas infórmate, acude a nuestros centros pide ayuda y cambia tu perspectiva, pues vivir con una pérdida de audición es un reto y un viaje de crecimiento y enriquecimiento personal, con malos y buenos momentos, como todo, pero sin duda con muchas oportunidades de aprender, desarrollarse e incluso llegar a ser mejor persona. Apuesta por tu felicidad, acude a un profesional, siempre vale la pena.

Sin comentarios

Escribe un comentario