La revisión anual y otros consejos para prevenir la pérdida de audición

La revisión anual y otros consejos para prevenir la pérdida de audición

La audición es una puerta abierta que nos da paso al mundo de los sonidos. Un mundo particular y necesario en el que nos relacionamos a diario en el que nuestra audición nos permite disfrutar de sensaciones únicas, nuestros sonidos favoritos, relacionarnos con los demás, con nuestras personas queridas y sentirnos parte del mundo, permitiéndonos disfrutar al 100% del entorno que nos rodea.  Todo esto nos lo da la audición; por ello, es tan importante mantener un cuidado de nuestros oídos a lo largo de la vida, para lo cual te ofrecemos algunas recomendaciones  que te ayudarán a mantener tu #audición en perfectas condiciones.

1.- Revisión auditiva anual

La primera recomendación y quizás la más importante, es hacerse una revisión auditiva anual, especialmente a partir de los 50 años pues esta es la edad a partir de la cual puede empezar a aparecer la pérdida de audición (#presbiacusia) propia de la edad. A pesar de ello, no es necesario alcanzar esta edad para visitar cualquiera de nuestros centros y hacerse una revisión auditiva, completamente gratuita y necesaria en ocasiones, por diferentes motivos. Ante la más mínima molestia, acude a nuestros centros y revisa tu audición, de esta manera evitarás males mayores.

2.- Evita introducir objetos

Evita en todo momento introducir cualquier objeto extraño en tus oídos, no importa lo suave que parezca: ¡¡ni siquiera los bastoncillos de algodón!! De esta manera, puedes dañar la membrana, el interior del oído o provocar tapones con el cerumen acumulado.

3.- Cuidado con los ruidos

Evita la exposición cercana a fuentes de ruido intenso, pues estos ruidos pueden provocar lesiones en el oído. Si trabajas en entornos con mucho ruido, utiliza la protección auditiva adecuada. Tampoco abuses del uso de reproductores durante más de una hora al día, y con un volumen por debajo del 60% del máximo posible.

4.- Ojo con la humedad

Cuando te bañes o practiques algún deporte relacionado con la natación, utiliza tapones a medida para protegerte de la humedad en el conducto auditivo externo. Sécate los oídos después de cada baño, así evitarás la humedad en el conducto auditivo y a su vez, la posible infección por hongos.

5.- Gripes y catarros

Sé muy cuidadoso cuando sufras algún tipo de catarro, infecciones o incluso una gripe, pues estas enfermedades pueden ser causa de algún tipo de pérdida de auditiva. La gripe es una de las causas de la pérdida auditiva, los ruidos en los oídos después de un resfriado pueden ser comunes también, y la posibilidad de perder audición tras un catarro: es real.

Todas estas recomendaciones te ayudarán a mantener una adecuada audición, evitando riesgos innecesarios pero sobre todo, teniendo en cuenta la necesidad de revisar tu audición con cierta frecuencia, una vez al año al menos, especialmente a partir de los 50 pero ante cualquier duda, también debes hacerlo.

Sin comentarios

Escribe un comentario