Hiperacusia: Cuando los sonidos fuertes y corrientes lastiman los oídos

Hiperacusia: Cuando los sonidos fuertes y corrientes lastiman los oídos

Si tiene pérdida auditiva e hiperacusia, se puede programar un audífono específicamente para ayudarlo.

¿QUÉ ES LA HIPERACUSIA?

La hiperacusia se define como una sensibilidad anormal a los sonidos que produce dolor o molestias. Es posible que sientas una sensación de plenitud en el oído o una sensación de golpeteo o aleteo, de forma diferente en cada uno de los oídos. Si experimentas mareos o te sientes inestable, es posible que tengas lo que se conoce como hiperacusia vestibular

Alrededor de un tercio de las personas que escuchan sonidos fantasmas (el zumbido o zumbido del tinnitus) también tienen hiperacusia. Para estas personas, los sonidos fantasmas pueden empeorar cuando pasan junto a una cortadora de césped o escuchan otro sonido fuerte. Y es que después de estar expuesto a un nuevo ruido fuerte, si padeces hiperacusia, es posible que sientas dolor diario durante días o semanas provocado por varios ruidos. El dolor puede ser un dolor de cabeza sordo, ardor, latidos o una punzada aguda.

Sensibilidad al ruido, misofonía y fonofobia.

La hiperacusia es una de varias reacciones inusuales al ruido, siendo posible experimentar más de una a la vez.  A las personas son diagnosticadas con sensibilidad al ruido, los entornos ruidosos pueden causarles dolores de cabeza o cansarlos, incluso si ningún sonido es especialmente fuerte. Además, muchas personas con hiperacusia también desarrollan una aversión extrema por un ruido específico, como la masticación, un problema llamado “misofonía”; mientras que la “fonofobia” implica un miedo extremo al sonido fuerte.

Pérdida de audición y sobresaltos con sonidos fuertes.

Si tienes pérdida auditiva, a veces también puede escuchar un aumento repentino y sorprendente de volumen en ciertos sonidos. Es probable que tenga lo que se conoce como reclutamiento auditivo, que es diferente de la hiperacusia y generalmente no es doloroso.  

Hiperacusia entre veteranos.

Los grupos que han estado expuestos a la contaminación acústica son más propensos a decir que los ruidos comunes los molestan. Un estudio de 2019 encontró que casi la mitad de los veteranos del ejército de EEUU. que habían estado expuestos a explosiones, y un tercio que no dijo que habían estado expuestos a explosiones, informaron cierto grado de disminución de la tolerancia al sonido. En general, los veteranos tienen un mayor riesgo de pérdida auditiva y tinnitus.

 

¿QUÉ CAUSA LA HIPERACUSIA? 

Si cuando escuchas la radio la señal es deficiente, puedes subir el volumen para compensar. Del mismo modo, el sistema auditivo de tu cerebro puede “subir” su control de volumen (el nombre médico de este fenómeno es “ganancia auditiva”) para compensar el daño a un nervio que ha conducido a información incompleta. Es por ello que un sonido fuerte, realmente es más fuerte para ti si padeces hipoacusia.

¿Por qué sucedería eso? Las causas de hiperacusia incluyen:

  • Contaminación acústica, a menudo relacionada con el trabajo.
  • Lesión craneal.
  • Daño a uno o ambos oídos debido a medicamentos o toxinas.
  • Una infección viral (parálisis de Bell) que afecta el oído interno o el nervio facial.

Existen enfermedades que son más comunes de lo habitual entre las personas con hiperacusia, y pueden compartir una causa conjunta o desencadenar la hiperacusia como síntoma. Estos incluyen depresión, trastorno de estrés postraumático, trastorno de la articulación temporomandibular, enfermedad de Lyme, enfermedad de Tay-Sachs, migrañas, ciertos tipos de epilepsia, síndrome de fatiga crónica, enfermedad de Meniere y trastorno del espectro autista.

 

OPCIONES DE TRATAMIENTO DE HIPERACUSIA

Para diagnosticar la hiperacusia, un audiólogo puede evaluar el nivel de volumen cuando te sientes incómodo. Pero esto sería solo una parte de la evaluación, que probablemente incluya un historial de casos que cubra tu experiencia, historial médico, medicamentos, historial de exposición al ruido y cualquier signo de trastorno de estrés postraumático o ansiedad y depresión. 

Si padeces pérdida auditiva e hiperacusia, se puede programar un audífono específicamente para ayudarte. Todos los ajustes deberían reducir el volumen de los ruidos fuertes y amplificar los más suaves para que coincida con tu pérdida auditiva.

Sin embargo, necesitarás una evaluación médica, para identificar o descartar enfermedades que pueden haber provocado este síntoma. Si ha tenido una lesión, su hiperacusia podría mejorar a medida que se recupere.

¿Cómo puedes protegerte contra los ruidos fuertes?

Especialmente si tiene ciclos de dolor, es importante evitar la exposición a los golpes en tu audición. El enfoque más simple es usar auriculares o tapones para los oídos con cancelación de ruido. 

Hay sofisticados tapones para los oídos diseñados para músicos con controles de volumen y otros tapones para los oídos inteligentes hechos para el ejército.

Si trabajas en un entorno ruidoso, no olvides proteger tus oídos con equipos de protección individual (EPIS) para protegerte de los riesgos de salud relacionados con el trabajo. 

JOSE SILLA SORIA



¿Te llamamos?
close slider





He leído y acepto la Política de privacidad

Abrir chat
Powered by