9502

El uso de auriculares en los niños los pone en riesgo de pérdida de audición de inicio temprano

Los auriculares causan pérdida de audición en niños

El uso de auriculares en los niños los pone en riesgo de pérdida de audición de inicio temprano

La popularidad de los auriculares se ha disparado, y se proyecta que el mercado crecerá un 20 por ciento anual en los próximos cinco años. Pero hay un problema: tus hijos, adolescentes o adultos jóvenes podrían fácilmente poner en riesgo su audición.

Futuro incierto para la audición de los niños.

Si los sonidos fuertes son malos para los adultos, imagínate para los niños. Si en edades tempranas usan auriculares de forma habitual, pueden tener problemas para entender el habla en lugares ruidosos desde la adolescencia hasta los veinte años. Y para cuando estos niños tengan 40 años, es posible que tengan tanta discapacidad auditiva como sus abuelos de hoy, de 70 y 80 años.  

La pérdida auditiva ya es un problema.

Más de 1 de cada 10 niños y casi 1 de cada 5 de los adultos menores de 70 años, ya han sufrido daños permanentes en la audición a causa del ruido. Esto se conoce como pérdida auditiva inducida por ruido y es altamente prevenible.

Aproximadamente la mitad de la población de entre 12 y 35 años corre el riesgo de sufrir daños en la audición debido a los sonidos fuertes, según la Organización Mundial de la Salud. Los auriculares juegan un papel importante en esto: cuando los investigadores compararon los exámenes de audición de una gran muestra representativa de adultos en Noruega en dos puntos, con 20 años de diferencia, confirmaron que aquellos que informaron usar dispositivos de música personales a alto volumen tenían una audición peor. 

Más niños con tinnitus. 

El tinnitus, típicamente zumbido en los oídos, es un síntoma temprano.  El ruido daña la audición y conduce a la pérdida de audición y al tinnitus. Mientras tanto, con el tiempo, la pérdida auditiva aumenta el riesgo de aislamiento social, caídas y accidentes y, en la edad adulta, deterioro cognitivo y depresión.

Cómo los ruidos fuertes de los auriculares lastiman tus oídos.

Puede ser difícil saber qué tan alto es demasiado alto cuando se escucha con auriculares. En un dispositivo de música normal, es posible que escuche sonidos de hasta 94-110 dBA.  Menos de dos minutos a 110 dBA pueden dañar los oídos de cualquier persona.

Escuchar estas explosiones, a volúmenes más razonables pero durante demasiado tiempo, deja su huella. Puede dañar las células ciliadas de los oídos que transmiten el sonido al cerebro. También puede interrumpir la conexión entre esas células y las células nerviosas, y el nervio auditivo puede degenerar. 

Qué pueden hacer los padres: hablar con sus hijos y mantener la conversación en curso.

Dependiendo de la edad de su hijo, explique el problema: incluso un volumen que disfrute puede dañar sus oídos. No tiene que «doler» para ser malo para ellos. Además, la pérdida auditiva puede aparecer de repente. Puede que no tengan ninguna advertencia. Explícales que pueden escuchar zumbidos o timbres extraños u otros ruidos (tinnitus) cuando intentan concentrarse en otra cosa, incluso en la música que les gusta. El tinnitus también suele ir acompañado de una sensación de presión o plenitud. Los niños a veces piensan que otras personas pueden escuchar el zumbido en sus oídos, así que asegúrese de que comprendan el concepto. 

Además, también pueden volverse sensibles al ruido y tener episodios cuando todo es demasiado ruidoso (hiperacusia) y el ruido de los platos en otra habitación les produce dolor.

Si desarrollan pérdida auditiva, eso no solo significa que algunos sonidos son más suaves. 

La conclusión: escuchar música a todo volumen puede hacer que se sientan bien, pero la pérdida de audición es un gran precio a pagar. Es por ello que te recomendamos que establezcas unos los límites de volumen. 

Apunta a un volumen por debajo del 50%. 

Algunos auriculares anuncian que limitan el volumen, pero no siempre cumplen esa promesa. Además, el volumen máximo estándar de la industria, 85 dBA (equivalente a una cortadora de césped o un soplador de hojas), no es una apuesta segura. Si no deseas que tu hijo corra el riesgo de pérdida auditiva, 70 dBA sería más razonable, según un informe de la OMS de 2018. 

Para ayudar a tu hijo a comprender estos números, aquí están las calificaciones promedio de decibelios de algunos sonidos familiares: 

  • Conversación normal: 50-60 dBA y 60-70 dBA con ruido de fondo o gritos.
  • Cine: 74-104 dBA.
  • Motocicletas y motos de cross: 80-110 dBA.
  • Música a través de auriculares al máximo volumen, eventos deportivos y conciertos: 94-110 dBA.
  • Sirenas: 110-129 dBA.
  • Espectáculo de fuegos artificiales: 140-160 dBA.

Los descansos para escuchar son una gran idea.

Enseña a tus hijos a tomar descansos para escuchar. El daño causado por el ruido fuerte es acumulativo. Incluso un descanso cada hora dará un descanso a las células ciliadas del oído interno. Una estrategia: una regla de que deben quitarse los auriculares si van a la cocina o al baño. 

Considera auriculares con cancelación de ruido en lugar de auriculares. Esto ayuda a reducir el volumen de fondo para que estén menos tentados a subir el volumen para enmascarar otros sonidos. 

Enséñales a sus hijos a NO subir el volumen en lugares ruidosos. Si a menudo usan sus auriculares en lugares ruidosos, es esencial un modelo con cancelación de ruido.

Que no usen auriculares para dormir durante la noche.

Examina la audición de tu hijo al menos cada tres años y pídele que informe de cualquier síntoma (zumbido, amortiguación, aleteo, golpeteo, sensibilidad, distorsión, dolor) incluso si no duran. Los síntomas temporales significan que pueden regresar y volverse permanentes. También deben informar si alguna vez sienten que no pueden entender lo que dice la gente.  

Si necesitas más consejos o ayuda sobre el entrenamiento auditivo, puedes contactar con nuestro equipo a través del teléfono gratuito 900 505 652 o en cualquiera de nuestros centros distribuidos a lo largo de la Comunidad Valenciana, Madrid, Reus y Mondragón. 

JOSE SILLA SORIA



¿Te llamamos?
close slider





    He leído y acepto la Política de privacidad