3852

Dispositivos auditivos del sigo XX. ¿Cómo surgieron y cómo evolucionaron?

DISPOSITIVOS AUDITIVOS DEL SIGLO XX

Dispositivos auditivos del sigo XX. ¿Cómo surgieron y cómo evolucionaron?

La introducción del audífono de carbono a principios del siglo XX marcó la evolución de los medios mecánicos a los eléctricos para amplificar los sonidos. Mediante el uso de energía eléctrica externa (baterías o audífonos de corriente alterna) se permitía aumentar los niveles de sonido (aplicando ganancias) mucho más de lo que era posible con dispositivos auditivos puramente mecánicos.

 

AUDÍFONO ELÉCTRICO DE CARBONO: MÁS GRANDE Y MÁS CALIDAD

El audífono de carbono, basado en la tecnología del teléfono, tenía cuatro componentes separados: 

  1. una fuente de alimentación externa
  2. un micrófono de carbono
  3. un amplificador / control de volumen 
  4. un receptor electromagnético

Aunque estos audífonos de carbono podían proporcionar más ganancia que los mecánicos, tampoco eran convenientes ni fáciles de usar. Eran voluminosos, requerían un período de calentamiento y a menudo tenían un rendimiento inestable. Las baterías tenían un tiempo de servicio limitado y los cables se enredaban fácilmente. Un modelo típico de sobremesa de esta época, el Acousticon Model 56 de 1928.

Acousticon Model 56 de 1928

Acousticon Model 56 de 1928

 

La tendencia de los dispositivos auditivos a ser diseñados para camuflaje u ocultamiento, comenzó en el siglo XIX cuando los audífonos eran puramente mecánicos. Dichos diseños atrajeron la curiosidad de los usuarios y su sentido de la estética. A pesar del tamaño sustancial de los audífonos de tipo carbono, la ocultación aún era deseable y posible, y es por eso que algunos audífonos de carbono fueron diseñados para parecerse a radios, cámaras o carteras de la época.

 

AUDÍFONO DE TUBO DE VACÍO 

Los dispositivos auditivos se volvieron portátiles en la década de 1930, gracias a los avances tecnológicos en baterías y la invención del tubo de vacío.  En comparación con los amplificadores de los audífonos de carbono, los circuitos de los tubos de vacío eran mucho más pequeños y consumían mucha menos energía eléctrica, lo que a su vez permitía ahorrar en el tamaño de la batería. En consecuencia, los audífonos pasaron a diseñarse con el amplificador y el micrófono combinados en una sola unidad, mientras que la batería y el receptor seguían siendo unidades separadas conectadas por cables a la unidad combinada. Sin embargo, los tubos de vacío eran instrumentos frágiles (en su mayoría de vidrio) y su funcionamiento se vio perjudicado por la humedad y el sobrecalentamiento. Además, las baterías para los audífonos tipo tubo de vacío todavía eran bastante grandes y pesaban alrededor de 1 kilogramo. 

Audífono de tubo de vacío.

Audífono de tubo de vacío.

 

AUDÍFONO ELÉCTRICO TIPO TRANSISTOR

Los continuos avances en la tecnología de baterías y la invención del transistor electrónico en 1947, permitieron la miniaturización de los dispositivos auditivos. El micrófono, el amplificador y las baterías pudieron consolidarse en una sola unidad con un cable para el receptor o el auricular. En comparación con los tubos de vacío, los transistores, hechos de varios materiales semiconductores, no solo eran mucho más pequeños sino también menos frágiles, más confiables y podían amplificar las señales con una fidelidad mejorada.

 

Debido a la reducción sustancial en el tamaño general y la combinación de unidades separadas, muchos diseños ingeniosos de dispositivos auditivos que apelaron a la curiosidad de los usuarios de audífonos florecieron a mediados del siglo XX. Los peinados de las mujeres proporcionaron un medio para ocultar los audífonos (sin la unidad receptora) en pasadores y peines. Las pelucas, sombreros y bufandas también fueron inteligentemente diseñados para ocultar los audífonos. Maico promocionó los audífonos Whisper-Lite en 1960 como un «nuevo accesorio de moda increíble … porque ocultan con glamour cualquier corrección auditiva». 

Los hombres podrían esconder su audífono dentro del bolsillo de una camisa, o usar uno disfrazado de corbata. Un ingenioso diseño, presentado por la Corporación Telex en 1950, fue la pluma estilográfica Telex 300. El bolígrafo, que incorpora todos los componentes del audífono, excepto el receptor, se puede usar en el bolsillo con el receptor.

 

Fuente: The Hearing Journal.

JOSE SILLA SORIA



¿Te llamamos?
close slider





    He leído y acepto la Política de privacidad