La exposición al ruido durante el embarazo, puede dañar la audición del bebé.