Otitis, un riesgo para los pequeños en su vuelta al cole

Otitis, un riesgo para los pequeños en su vuelta al cole

Finaliza el verano, los casi tres meses de vacaciones estivales y los más pequeños regresan al colegio. Como todos los años, los padres ultiman todo lo necesario para arrancar el nuevo curso: libros, material escolar, ropa y otras necesidades, una vez transcurrido el verano, una época llena de actividades al aire libre. Actividades que en muchas ocasiones, pueden conllevar problemas comunes a los más pequeños en esta época del año, como la otitis estival, una infección del #oído.

Cuando se produce la vuelta al colegio hay que tener en cuenta varios aspectos sobre la salud auditiva. Uno de ellos, es el del factor de prevención, a través de una rutinaria revisión de los oídos. Pueden quedar restos de una #otitis mal curada o residuos que deriven en una recaída. Para ello se utilizan distintos dispositivos. Uno de los aparatos más concluyentes es el #timpanómetro. Permite detectar con una fiabilidad máxima el problema de las inflamaciones en el oído medio. También el #timpanómetro ayuda a conocer el estado de la otitis tras el tratamiento. Toda vez iniciada la vuelta al colegio.

En España, una de cada 200 personas padece este problema siendo la mayor parte de ellos, niños. En ocasiones, estas infecciones pueden estar provocadas por la mala calidad de las aguas, por la entrada de agua en el conducto auditivo donde, si no se seca  adecuadamente, puede ser un entorno ideal para la maceración de gérmenes. Sus síntomas son el dolor de oídos, fiebre y malestar general. En los bebés, puede provocar náuseas, vómitos, diarreas, inapetencia y alteración del sueño.

La humedad ambiental, la natación, la sudoración excesiva, la exposición a una temperatura ambiental elevada, bañarse en agua contaminada, tener una inadecuada higiene de los oídos o intentar limpiar el oído con bastoncillos de algodón pueden desencadenar una otitis.

En la mayoría de los casos de otitis externa responde bien al tratamiento y se suele notar alivio al segundo día. Sin embargo puede haber niños a los que, por determinadas razones, les afecte más la infección y noten una leve pérdida de audición.

En cualquier caso, existen otras formas de diagnosticar las #otitis pero siempre que sea el especialista quien lo haga. Conviene visitarlo, como hemos comentado al principio, antes de la vuelta al colegio. La mayoría de las #otitis remiten a las 48 o 72 horas de haberse manifestado, pero como cursan con dolor y, en ocasiones, intenso, es recomendable el uso de analgésicos, como el paracetamol y el ibuprofeno para calmar las molestias iniciales.

Según la edad del niño el tratamiento más indicado pasa por:

1.- Menores de 6 meses. Se suele prescribir antibiótico generalmente.

2.- De 6 meses a 2 años. El pediatra tendrá en cuenta estas variables antes de prescribir un antibiótico: su estado general, si tiene fiebre alta o si asiste a la guardería. Si va a la guardería, el riesgo de que la otitis esté provocada por una bacteria es mayor.

3.- Mayores de 2 años. Si el niño tiene mucha fiebre o presenta un mal estado general, el pediatra suele recetar antibióticos desde el primer momento. También si el oído supura o si la inflamación puede perforar el tímpano.

Cuando el bebé o el niño presentan otitis con frecuencia, es aconsejable considerar la época del año en que ocurre para aplicar las medidas de prevención más correctas en este sentido. Por otro lado, sólo una exploración médica del canal auditivo y una valoración del tímpano, pueden dar un diagnóstico preciso del tipo de otitis que padece el niño.

 

 

No Comments

Post a Comment